El verdadero tesoro del Castillo de Espeja

En el Castillo de Espeja algunos buscaron un supuesto tesoro de monedas de oro a pico y pala, y otros buscan pequeñas pulseras y anillos en un matorral para intercambiar.

Algunos encuentran su tesoro en las vistas y otros quemando adrenalina en la vía ferrata.

Sin embargo, el verdadero tesoro del Castillo lo podemos ver a ratos posado sobre las rocas y otras suspendido en el aire, realizando cortos vuelos de pared a pared por encima de la torca.

Ya que el verdadero tesoro que tenemos es una pareja de alimoches que lleva ya un par de años criando en el Castillo.

El alimoche es un ave catalogado “en peligro” en el Libro Rojo de las Aves y en toda España crían entre 1.400 y 1.500 parejas, siendo una de las poblaciones más importantes del mundo.

Preservar ese tesoro y conseguir que cada año esa especie críe en el Castillo depende un poco de todos. Durante los meses de cría (a partir de febrero, hasta verano) debemos evitar generar ruido todo lo que podamos en la zona y, sobre todo, nada de acércanos al nido (bueno, en realidad nunca debemos acércanos a ningún nido, sea del ave que sea).

No solo conseguiremos que el alimoche saque adelante a sus pollos, también que lo hagan las varias parejas reproductoras de buitre común, y todas las demás especies que crían por la zona de castillo (nuestras chovas piquirrojas que dan el mote de “grajos” a los del pueblo, algún cuervo, aviones roqueros, …).

Así pues, disfrutemos todos de nuestros pequeños tesoros que encontramos y tenemos en el Castillo, pero hagamos que sean compatibles con la conservación de la naturaleza y conseguiremos que esa joya alada, año tras año haga del Castillo su hogar.

Cría de Alimoche
Cría de Alimoche
Cría de Alimoche en vuelo
Cría de Alimoche en vuelo
Cría de Alimoche en vuelo
Cría de Alimoche en vuelo
Cría de Alimoche
Cría de Alimoche
Cría de Alimoche
Cría de Alimoche
Cría de Alimoche en vuelo
Cría de Alimoche en vuelo
Alimoche adulto en vuelo
Alimoche adulto en vuelo
Alimoche adulto en vuelo
Alimoche adulto en vuelo
Buitre Común
Buitre Común
Buitre Común
Buitre Común
Buitre Común
Buitre Común
Buitre en vuelo
Buitre en vuelo
Buitres alimentando a su pollo
Buitres alimentando a su pollo
Cuervo en Vuelo
Cuervo en Vuelo
Cuervo
Cuervo
Cuervo en vuelo
Cuervo en vuelo
Chovas Piquirrojas al atardecer
Chovas Piquirrojas al atardecer
El Castillo de Espeja de San Marcelino
El Castillo de Espeja de San Marcelino
El Castillo de Espeja de San Marcelino
El Castillo de Espeja de San Marcelino
Mi hide para fotografía de animales en el Castillo sin generarles molestias
Mi hide para fotografía de animales en el Castillo sin generarles molestias

Animales, animales, animales…

Ya queda menos para poder volver a Espeja y poder disfrutar de la fotografía de la naturaleza.

Esta galería son animales fotografiados por la zona de Espeja, la Dehesilla y el Cañón del Río Lobos el verano del 2013.

Diversidad Ornitológica del Cañon del Río Lobos

Aquí os traigo una pequeña muestra de la enorme diversidad y riqueza ornitológica que se puede observar y fotografiar en el Cañón del Río Lobos.

Todas las fotos están tomadas desde el mismo sitio, sentado en una piedra, cerca de una zona con agua del casi seco Rio Lobos en el verano pasado. Eso sí, las fotos no son todas del mismo día, ya que fui a ese lugar varias mañanas.

Os muestro un buen grupo de ejemplares de esos que se dejan ver de forma muy fácil y por supuesto fotografiar (en ninguna de estas fotografías llevaba ningún tipo de hide o de red de camuflaje, vamos fotografía “a cara descubierta”). Aunque larga también es la lista de todas aquellas aves que estuve viendo desde el mismo sitio, pero que no pude fotografiar: paloma torcaz, mirlo, mito, piquigordo, herrerillo común,…

Casi todas las aves de pequeño tamaño esta fotografiadas muy cerca, mientras bajan a refrescarse al agua del río, un poco más lejanas se mueven los picapinos y los trepadores, y escondido en un alto pino vigilaba el gavilán, y ya sobrevolando el cañón, el omnipresente buitre leonado, el alimoche y el águila calzada.

Aves del Cañon del Río Lobos
Reyezuelo sencillo jovén
Aves del Cañon del Río Lobos
Reyezuelo sencillo
Aves del Cañon del Río Lobos
Papamoscas cerrojillo
Aves del Cañon del Río Lobos
Papamoscas cerrojillo
Aves del Cañon del Río Lobos
Mosquitero
Aves del Cañon del Río Lobos
Carbonero Común
Aves del Cañon del Río Lobos
Carbonero garrapinos
Aves del Cañon del Río Lobos
Carbonero garrapinos
Aves del Cañon del Río Lobos
Pico Picapinos
Aves del Cañon del Río Lobos
Picos picapinos
Aves del Cañon del Río Lobos
Trepador azul
Aves del Cañon del Río Lobos
Trepador azul
Aves del Cañon del Río Lobos
Herrerillo capuchino
Aves del Cañon del Río Lobos
Herrerillo capuchino
Aves del Cañon del Río Lobos
Pinzón Vulgar
Aves del Cañon del Río Lobos
Mosquitero
Aves del Cañon del Río Lobos
Agateador común
Aves del Cañon del Río Lobos
Petirrojo
Aves del Cañon del Río Lobos
Petirrojo joven
Aves del Cañon del Río Lobos
Gavilán
Aves del Cañon del Río Lobos
Aguila calzada
Aves del Cañon del Río Lobos
Buitre común o leonado
Aves del Cañon del Río Lobos
Alimoche

Poker de Ases de las Carroñeras en Soria

Han publicado en el Heraldo de Soria el artículo “El quebrantahuesos, en peligro de extinción, sobrevuela de nuevo el cielo soriano” (gracias a los tweets de la Chimenea de Soria me entero de estas cositas y otras muchas más…) y he aprovechado la noticia para hacer esta nueva entrada en el blog.

Con el quebrantahuesos sobrevolando por la provincia, Soria consigue el póker de ases de las carroñeras de la península ibérica. Cuatro especies son en total, y de ellas, tres son las que os traigo en las siguientes fotos. Del quebrantahuesos solo tengo alguna foto de ejemplares jóvenes en el pirineo catalán y muy lejanos.

El verano próximo lo buscaré por esos cielos sorianos, ¡qué gozada poder ver un bicho así!, haciendo honor a su nombre, y lanzado desde las alturas los grandes huesos de la carroña contra las piedras, para “quebrantarlos” y podérselos comer, claro que esto no será nada, nada, nada fácil….

Alimoche sobrevolando un risco del Cañon del Río Lobos con Buitres Leonados.

Empezamos por el más pequeño de los buitres ibéricos: el Alimoche. El famoso buitre sabio de Félix Rodríguez de la Fuente que rompía huevos de avestruz lanzando piedras con el pico.

En la provincia solo se le puede ver en verano, ya que es estival (el invierno lo pasa en África) y es una especie catalogada como “En peligro” y en claro declive año tras año.

Fácilmente identificable por su contrastado blanco y negro, así como su pico y cara amarillos y la cola cuneiforme (ojo, los ejemplares jóvenes son totalmente marrones/negros). Visible en el Cañón del Río Lobos, y también en Espeja, donde este verano, por ejemplo, al amanecer, encontré varias veces en la zona de Hocesera, donde seguramente pasaba la noche. En la zona del cañón se han contabilizado en el 2011, 11 parejas en 11 territorios del parque, que han conseguido sacar 10 pollos adelante.

Difícilmente podemos separar del paisaje soriano la silueta en vuelo planeado del Buitre Leonado o Buitre Común. Por desgracia, los envenenamientos y los tendidos eléctricos acaban con muchos ellos. El censo de parejas reproductoras el último año en el Cañón del Río Lobos ha sido de 233 parejas, de las cuales 180 realizaron la puesta, y 133 consiguieron hacer volar los pollos.

Vamos, que el buitre leonado es el amo y señor del Cañón. Es más, yo siempre he pensado que algunos “cobran” por colocarse o sobrevolar estratégicamente algunas zonas para que los turistas y visitantes les puedan fotografiar.

Al margen del cañón, raro es el día que en Espeja no se ven buitres leonados  sobrevolando la zona de San Cristóbal al Castillo o viceversa, cimas que suelen utilizar para descansar.

En la hoz de Orillares también es fácil ver buitres leonados ya que es una zona de descanso e incluso de nidificación de alguna pareja.


Y para finalizar, el mayor de todos, el buitre negro (de 250 a 280 cm de envergadura). Yo solo lo he visto una vez en Soria, y solo le he podido hacer estas dos fotos. Es fácil de identificar, ya que lo primero que uno piensa cuando lo ve es: “¡pedazo de bicho más grande”!!!! y claro, es muy grande y todo negro. Eso sí, estas fotos son de un ejemplar joven, que son los que se suelen ver en Soria.

Es una especie catalogada “como vulnerable”, aunque en los últimos años, se ha visto aumentar su población, ocupando espacio del sur al norte de la península, teniendo como punto más cercano a Soria, la población de Buitres Negros de Segovia, que cuenta con unas 70 parejas reproductoras.