Macros

Os traigo una pequeña muestra de algunos de esos animalitos que podemos ver en los huertos y jardines del pueblo.

Algún verano le tengo que “meter más mano” al tema del macro con más profundidad, que hasta la fecha solo le dedico unas horitas en el jardín de casa de mis padres, pero es una técnica fotográfica que requiere un buen conocimiento de los comportamientos de los insectos y demás “bichitos”, y un buen dominio de la técnica, y yo todavía ando algo escaso de las dos cosas.

Para estas fotos he utilizado tanto la réflex con el Tamron 90mm f2.8 di macro, así como una compacta con buen macro, la Nikon P7000.
[nggallery id=1]

El Gavilán

Apareció como por arte de magia delante de mi hide, ni un ruido en su aleteo o en su aterrizar.

¡¡¡Por Dios, detrás de unas malditas ramas, y tan cerca que no me cabe ni en el encuadre de la cámara!!!!.

¡ Y como me mueva lo más mínimo, se va!.

Sé que me va a ofrecer escasos segundos, pero también sé que cualquier movimiento o ruido mío lo va a espantar.

Todo pasa muy deprisa, todo pasa muy despacio.

Lo primero es lo primero, los dedos de mi mano izquierda se deslizan lentamente hacia la parte inferior de la cámara buscando la palanca del enfoque para pasarlo a manual. El ruido del Sigma 50-500 al enfocar automáticamente lo haría volar.

Con la misma lentitud, con la misma velocidad, la mano izquierda va ocupando su lugar en el anillo de enfoque del objetivo, mientras, la derecha ya ocupa su posición de disparo.

Intento enfocar sobre su cabeza, está de espaldas, pero no para de mirar, ¡lo tengo!, aprieto el disparador y aseguro disponer de una primera y quizás única foto, pero el bicho para sorpresa mía, soporta el ruido del disparo. ¡¡Primera foto conseguida!!!, ahora la mano izquierda vuelve a trabajar, y lenta, muy lentamente va recogiendo el zoom para conseguir una foto de cuerpo entero, ¡lo tengo de nuevo!, vuelvo a disparar, segunda foto, tercera, cuarta,… ¡!!mierda, se mueve!!! .

Miro a través de la rejilla del hide para localizarlo y lo veo mejor colocado a la derecha, pero tocar mover la cámara y eso si que creo que no lo va a soportar. Poco a poco la voy moviendo, mirando ya por el ocular, lo veo aparecen en la pantalla, ¡otra maldita rama por medio!, enfoco, disparo un vez y… desaparece como por arte de magia… , lo busco por todos los lados y no lo encuentro, se ha ido, y en ese momento me acuerdo de que tengo que volver a respirar.

Y así viví mi mejor momento fotográfico del verano, y aquí os dejo de muestra, mis malas, pero únicas fotos que tengo de un Gavilán.

Regulación de la recogida de setas en Espeja

Me he enterado, vía el facebook de «la Chimenea de Soria«, que este año va a ser el primero en regularse la recogida de setas en los pinares de la zona de Urbión, estando los pinares de Espeja entre los regulados. Gran noticia, ya que cada año, «la invasión de los seteros» ya era algo incontrolable y muchos de ellos, haciendo la recogida sin el más mínimo respeto hacia los pinares.

He entrado a la web del Proyecto para la Regulación y Comercialización de los Recursos Micológicos en Castilla y León (Proyecto myasrc) y cuando he visto el pdf con la información del área regulada, no sabía si darle la vuelta a mi monitor, ponerme yo boca abajo, o comprarme una impresora gigante para planos militares,…  vamos, que ya cuesta de leer lo suyo.

En fin, que me lo he descargado, editado, cortado, girado, pegando, y empaquetado para esta entrada y así lo podéis leer cómodamente.

La Guía del Recolector por suerte está en un pdf más soportable, lo podéis descargar en este link de la web del proyecto.

Aunque con estos calores, me temo que este año no va a ser muy bueno para la recolección….

Una de mis vistas favoritas.

Os traigo otra «mega panorámica». En esta caso, desde lo alto de la “Peña Lartiruela”, para mí, una de las mejores vistas que podemos tener cerca de pueblo.

Esta vez he tenido que trabajar directamente con archivos «jpg», ya que con los «raw» mi ordenador no podía, y es normal, se me fue el dedo, y la panorámica es la suma de nada menos que 36 fotos, disparadas a 50 mm, pero con un objetivo 50-500 mm (no solo se me fue el dedo, también algo de la cabeza, pero no tenía otro objetivo a mano, ya que en realidad había ido a fotografiar corzos, que por cierto, también conseguí pillar).

Bueno, con 36 fotos, la medida final ha llegado a nada menos que 986 cm x 94 cm, vamos, que ya se puede tener una buena pared para colgarla, eso sí, en este caso solo está a 72 p/p.

Vista desde la Peña Lartiruela.
Vista desde la Peña Lartiruela.

Esta vez os he dejado solo dos archivos para descargar:

1.- La imagen a tamaño real, vamos, el casi 1 metro de alto por los casi 10 metros de largo. Formato jpg sin compresión y a 72 p/p. Archivo comprimido en zip para facilitar la descarga. Peso de 62 megas. Descargar aquí

2.- La imagen a tamaño real, en formato jpg al 75% de compresión y a 72 p/p. Archivo comprimido en zip para facilitar la descarga. Peso de 22 megas. Descargar aquí

Y si solo queréis verla en una pantalla del ordenador, bastante más reducida de tamaño, y de calidad, pero suficiente para disfrutar de las vistas sobre el pinar, la sierra de Costalago, San Asenjo, …, pues podéis clicar en la foto superior o directamente ver aquí